frances-online.de
curso-de-aleman.de
curso-de-ingles.de
Contenido |

 
biografía: Carlo Collodi

 Carlo Collodi

Carlo Collodi (nacido en 1824 en Firence, muerto en 1890 en Firence) es un pseudónimo del periodista y escritor Carlo Lorenzini. El nombre Collodi (una pequeña aldea en la Toscana entre Lucca y Pistoia) deriba de la aldea donde nació su madre. Su madre era Angelina Orzali, sirvienta de la familia acomodada Venturi, más tarde de la familia Ginori en Firence. Su padre trabajó como cocinero por la familia Ginori. La familia era por lo tanto pobre y Carlo Lorenzini visitaba la primaria en Collodi, después una institución de los hermanos Scalopi (que se ocuparon de la formación de niños cuyas familias no tenián los recursos para pagar los colegios). Esta institución le mando a un seminario para que se hiciera sácerdote, pero después de haber acabado sus carrera se ganó la vida escribiendo recesiones de libros para una grande librería de Firence. Hay que saber que la cofradía de los Scalopi era, a pesar de ser una institución religiosa, progresista y adheriente de movimiento de independencia italiano. Carlo Collodi se convierte en un adherente de las ideas de Mazzini, que lucha en favor de la unificación de Italia y en favor de la independencia de Austria. Con 22 años colabora con varios periodicos hasta fundar en 1848 su propio periodico, Il Lampione, que sin embargo fue cerrada por la censura y pudo reaperecer solo once años más tarde. Entretanto fundó un segundo periodico, La Scaramuccia.

A partir del año 1861, cuando Italia se hizo finalmente independiente, se dedicó exclusivamente a su actividad literaria y también trabaja como censor de obras teatrales. Antes de escribir el mismo un libro para niños, el Pinocho, traduce libros del escritor de libros infantiles francés Perrault. Pinocho aparece como novela por entregas en el Giornale dei Bambini a partir de 1881.

La historia es más compleja de lo que se piensa normalmente. El hecho que se convierta en burro porque no quiere aprender nada, se puede tomar como una advertencia. A aquellos que no tienen nada en la cabeza se suele tomar el pelo.